Descenso del Río Sella

En el Principado de Asturias, entre Arriondas y Ribadesella, hay un recorrido de más de 15 kilómetros que se convierte en una de las actividades favoritas para los habitantes de la región.

El río costero del Sella, al  norte de España, desemboca en el mar Cantábrico y discurre por las provincias de León y Asturias.

Es entre la villa de Arriondas y el municipio de Ribadesella que se forma ese paseo natural que atrae a los amantes de la naturaleza y el deporte. El descenso del Sella es una actividad que se puede realizar entre amigos, en familia o en pareja, es apta tanto para experimentados remadores como para personas que nunca han tenido una experiencia similar.



La actividad se puede realizar durante todo el año, aunque es especialmente atractiva en verano, donde además del descenso puedes ir realizando “paradas técnicas” a través del río, ya sea  para descansar, socializar un poco, comprar un bocadillo, beber una cerveza o una botella de sidra asturiana; tan única y característica de la región, que escanciarla en el vaso y beberla es todo un ritual.



Son varios los puntos donde puedes ir deteniendo el kayak, ya sea para relajarse, contemplar los paisajes, nadar un rato o lanzarse de clavado al río. Esto hace más ameno el paseo, de lo contrario puede convertirse en una prueba física bastante completa.




El descenso además es famoso a nivel mundial por la competición “descenso internacional del Sella” o  también conocida como “Les Piragües”, una actividad deportiva que se realiza los primeros días de agosto de cada año y agrupa a los mejores palistas del mundo. Son 20 kilómetros de competencia y es el español Julio Martínez, con once triunfos absolutos el principal deportista de la historia de esta prueba,  con el tiempo récord en el 2008 de 1h1’14”.

Los paisajes, el aire puro y la naturaleza de Asturias son verdaderamente únicos en Europa. Estar rodeado de dichas panorámicas es una sensación que te embriaga de vitalidad.